#maridajesgourmet

Antiguamente se asociaba el placer al pecado. Una tontería como otra cualquiera. El vino, se asociaba a los placeres de la vida e incluso a la lujuria. Y no nos extraña, el vino produce gozo y maridado con el plato correcto, una explosión de lujuria, claro que sí.